CMS

Los beneficios de un CMS cerrado

A continuación le ofrecemos información importante que debe considerar a la hora de hacer la selección de su Sistema de Gestión de Contenido (CMS).

¿CMS cerrado o CMS abierto?

Esa es una de las preguntas que más complicada se hace de responder a la hora de comenzar a desarrollar un sitio o varios sitios digitales. La respuesta, claro está, no es sencilla y requiere de un riguroso proceso de evaluación, pues cada sitio digital es diferente.

En este artículo exponemos algunas argumentaciones a favor de las plataformas cerradas, sin desconocer la efectividad de las tecnologías abiertas, que tienen también muchas bondades.

¿Qué es un CMS?

Para comenzar, y por aquello de aclarar, un CMS es un “Content Management System” o, en español, un Sistema de Gestión de Contenido.  Se trata de una herramienta que funciona para el desarrollo y manejo de las páginas web. Mediante este sistema podrá crear, organizar, editar y publicar documentos, enlaces, imágenes y textos, o sea, diversos contenidos, para adaptarlos a su página y permitir que su público accese a él y que los buscadores lo indexen para que sea visible en la red.

Los gestores de contenido no son otra cosa que un sistema (también le llamamos coloquialmente “programa”, “aplicación” o los expertos le dicen “interface”) que le permitirá crear una estructura de soporte para la implementación y administración de contenidos, principalmente en páginas web, por parte de los administradores, editores, creadores y demás roles que usted designe. Usted necesita un CMS para publicar su página web y actualizarla con agilidad sin requerir de la intervención de un experto en programación.

Existe variedad de sistemas de gestión de contenidos, muchos de los cuales funcionan de manera preconcebida, como las llamadas plataformas “open source” o abiertas, las cuales no significa que son gratis, sino que sus códigos básicos están accesibles para el uso popular, pero sus formatos más complejos requieren la compra de “templates” especializados y algunas de ellas pueden confrontar problemas de seguridad al estar abierto su código.

También están las plataformas cerradas, tecnologías que son propiedad de empresas u organizaciones, las cuales se licencian por su seguridad, capacidad de dar servicios exclusivos y porque su mantenimiento y desarrollo no están en manos del usuario. Ese tipo de aplicación suele ser rígida y no permite actualizaciones imprevistas, más allá que las pautadas por la empresa propietaria, que usualmente requiere del pago de licencias de actualización para optimizarlas al cliente.

Hay tecnologías en el mercado, como SACS-Pro, de Tresite, que mezclan un poco de ambos mundos, al desarrollar un CMS escalable que tiene la característica de que el usuario puede programarlo a la medida de sus necesidades, sin los cargos por licenciamiento ni migración, con un soporte 24/7/365, a la vez que cuenta con la seguridad de una plataforma cerrada.  

¿Cómo opera un CMS?

Los CMS permiten, mediante plantillas, diseños y cajas, o sea, en formato modular, la publicación de contenido en las plataformas digitales, sin que sea un dolor de cabeza.

Mediante el uso de formatos pre-establecidos, el administrador y las personas que tengan acceso se dedican a “rellenar” con el contenido que desea desde el llamado “backend” para que este se publique en el “frontend”, que es donde lo ve el usuario. 

El Sistema de Gestión de Contenido da la capacidad de que varias personas puedan editar el contenido al mismo tiempo, de manera que se agilice y se mantenga actualizado el sitio con diversas piezas. En tiempos de inmediatez mediática, es de suma importancia que la información en una página o sitio web se mantenga actualizada con  datos reales y relevantes para el público al que se dirigen, lo cual es la función principal del CMS.

Según menciona el portal Securi, el 75% por ciento de las páginas web están creadas en sistemas de gestión de contenidos públicos o abiertos, por lo que los estándares varían. Antes de elegir cual Sistema de Gestión de Contenidos quiere usar, conozca las diferencias entre ellos, para que su selección sea la más apropiada.

Sepa que siempre, en el mejor de los casos, existe la posibilidad de crear su propio sistema de gestión de contenido o CMS, una ruta que suele ser sumamente compleja por los costos.

¿Por qué escoger un sistema de gestión de contenidos cerrado?

Los Sistemas de Gestión de Contenido abiertos, así como tiene muchas propiedades, tienen también una serie de desventajas que los sistemas cerrados no tienen. No estamos diciendo que debamos descartar esta opción tajantemente, sino que le invitamos a hacer un análisis objetivo para que pueda escoger la solución más costo-efectiva para su negocio.

Comencemos por evaluar el tema económico. Uno de los primeros ganchos de la mercadotecnia de un sistema de gestión de contenido abierto es que la plataforma es gratuita. En esto tienen la razón, pero sólo en parte. Muchos sistemas abiertos vienen con templates básicos gratuitos que sirven para levantar un sitio sencillo, aún así, la mayoría de ellos puede requerir de una inversión de desarrollo, ya sea mediante la contratación de un desarrollador y/o en capacitación para aprender a manejar la herramienta.

Si su sitio fuera de nivel medio o complejo, es muy probable que necesite comprar algún template a esos fines, lo cual le costará dinero igualmente. Además, si su página tiene requisitos específicos de publicidad, de imagen, de módulos transaccionales o necesita ofrecer altos niveles de seguridad, puede requerir que sus “plugins” sean creados a la medida que su negocio requiere o ser comprados a desarrolladores externos, lo cual le costará buenos recursos. A esto se suma, que siempre que quiera hacer ajustes o añadir un módulo específico, requerirá de la intervención de un desarrollador, no pierda eso de vista.

La mayoría de las plataformas cerradas, como SACS-Pro, vienen pensadas para enfrentar todas las necesidades del cliente y permiten crear, adaptar, mover y categorizar los módulos como deseemos, por lo que su sitio web tendrá la oportunidad de hablar por su negocio.

Las plataformas cerradas son ideales para proyectos ambiciosos, que requieran destacarse en una industria altamente competitiva. No son para hacer blogs o sitios estáticos simples, para eso las plataformas abiertas son perfectas. Si necesita un sitio que tenga personalidad propia, que se aleje de los genéricos y siente pauta, inclínese por una plataforma cerrada que sea flexible y escalable, que contenga los estándares de la industria, pero le permita añadir módulos hechos a su imagen y semejanza, sin grandes problemas de mantenimiento. Las plataformas cerradas como SACS-Pro le permiten tener su propio desarrollo de imagen, ese preciado toque de exclusividad. Su proyecto será solo suyo.

La seguridad y la diferenciación en un CMS

Los sistemas abiertos están trabajados a base de paquetes, plantillas y bloques de información. Los “hackers” estudian estos a base de códigos para lograr descifrarlos y entrar a través de los llamados “huecos de seguridad”. Al entrar a uno, pueden acceder a cientos de miles de sitios al mismo tiempo, puesto que estos códigos son universales, y crear mucho daño. Pueden, igualmente, poner a disposición un módulo con algún código maligno escondido y dañar su sitio, entre muchas otras cosas.

Cuando se trabaja en un Sistema de Gestión de Contenido personalizado, ese código es único. Si, además, se aloja en la plataforma “Azure” de Microsotf o en los servidores de Amazon, como puede hacerlo con SACS-Pro, los niveles de seguridad se multiplican. Aunque, como cualquier tecnología digital, siempre es posible que haya algún hueco de seguridad, lo cierto es que para un “hacker” resulta poco atractivo intentar romper ese código, pues de así hacerlo le permitirá acceder sólo a una página, versus las miles que pueden dañar si entran a un módulo de código abierto.

A la seguridad, se añade el tema de la diferenciación. Uno de los mayores problemas de las plataformas abiertas es que sus templates gratuitos se hace universales y los sitios acaban pareciéndose los unos a los otros. Un CMS cerrado, pero escalable, puede modificarse cuantas veces lo desee e incorporar desarrollos nuevos con agilidad, de modo que su sitio no pierda elementos que lo diferencien en la industria.  Cuando un Sistema de Gestión de Contenidos está trabajado a la medida, este refleja las necesidades de negocio que la empresa tiene. 

El mantenimiento de un CMS

Un Sistema de Gestión de Contenido requiere de tiempo de mantenimiento y servicios de soporte. Piense que, al escoger una plataforma abierta, requerirá de tener un equipo de desarrollo interno que le trabaje en las optimizaciones o los problemas de desarrollo que este tipo de herramientas trae normalmente.  Como mínimo, no olvide acordar un plan de mantenimiento externo, con algún suplidor que le atienda sus pedidos. La mayoría de las empresas o programadores que trabajan plataformas abiertas se dedican al desarrollo e implantación, no al servicio al cliente constante, por lo cual, en una emergencia, podría quedarse sin respuesta inmediata. No pierda esto de vista.

La mayoría de las plataformas cerradas incluyen un nivel de mantenimiento y soporte, pero usualmente es limitado. La diferencia de la plataforma SACS-Pro y de Tresite está en que nuestro negocio no es la tecnología, es el servicio. Ofrecemos un soporte mensual 24/7/365 que garantiza la respuesta en menos de cinco minutos y la solución del problema, siempre que no sea estructural, en menos de 30 minutos, por lo que su sitio estará seguro.

Igualmente, como parte de ese servicio, ofrecemos optimizaciones en vivo a cada cliente, de modo que el SACS-Pro de “Empresa A” puede ser igual estructuralmente, pero diferenciado en ciertos módulos al de “Empresa B”. 

¿Qué debo esperar en mi Sistema de Gestión de Contenido Cerrado?

A la hora de escoger una plataforma cerrada, procure que el sistema tenga, al menos, estos criterios básicos:

  • Adaptabilidad de diseños y funcionalidades exclusivos
  • Capacidad modular
  • Centrado en la trinidad del vídeo-social-móvil
  • Flexibilidad para poner y quitar funcionalidades
  • Manejo de fotos, vídeo y otros formatos multimedia
  • Interface de uso simple e instintiva
  • Rápida velocidad de carga
  • Pensada para la administración y el despliegue móvil
  • Alojamiento en la nube
  • Alta seguridad
  • Sistemas de keywords, metadata y tags para SEO
  • Servicio al cliente 24/7/365, que alguien responda rápido cuando las cosas salen mal.
  • Integración fácil de API’s y “plug-ins”
  • Vinculación a sistemas de archivo, publicidad, perfilación de usuarios, etc.
  • Integración de conectores sociales y contenido de terceros

En Tresite podemos ayudarle a delinear su estrategia digital y escoger la mejor combinación de tecnología para su sitio. Contáctenos, estaremos encantados de servirle.


NOTICIAS