WhatsApp
Redes Sociales

Consejos para “portarse bien” en las redes sociales

Ofrecemos guías que pueden ayudarle a transitar por el complejo mundo social

Las redes sociales se han convertido en todo un mundo nuevo para el flujo de la información noticiosa y en un desafío sin precedentes para las plataformas periodísticas tradicionales.

Esa novedad ha traído consigo, por lo tanto, un escenario con nuevos patrones conductuales, los cuales, a su vez, presentan la necesidad de revisar la conducta ética de los profesionales de la comunicación.

Ofrecemos algunos consejos que consideramos pueden ser útiles a la hora de pensar en esos patrones éticos que los periodistas debemos seguir en la era de las redes sociales.

¿Para qué uso las redes sociales?

Parecería un pregunta tonta, pero hay periodistas o comunicadores que no tienen claro, a nivel profesional, cuál es el uso que quieren darle a las distintas redes sociales. Un primer paso para conducirse de manera ética y correcta en las redes sociales es conocer para qué las puede usar. Hay muchas formas de hacerlo, claro está, pero presentamos a continuación las que son más básicas:

-          Barómetro de temática noticiosa: ofrecen los temas más trending y las noticias con mayor engagement.

-          Fuente de información: Es un repositorio de información novel, de datos y contactos para facilitar el trabajo.

-          Herramienta para mercadear contenido u opiniones: Es una canal de distribución directa para el mercado de la información.

-          Foro de diálogo, conexión y feedback con la audiencia: Permite recibir retroalimentación al instante y la posibilidad de establecer una línea directa con la audiencia como nunca antes.

-          Conector con fuentes y/o creador de comumidades: La mayoría de las fuentes de información tienen una alta presencia social, desde amigos, creadores de opinión, personalidades, organizaciones, entre otros. Esa cercanía o accesibilidad facilita la creación de comunidades temáticas que facilitan la tarea de flujo de información.

La audiencia primero

Nos debemos a la audiencia y a la verdad, esa es la máxima del periodismo. Esa audiencia es diversa y con pluralidad de intereses, por lo que no siempre estará de acuerdo con el trabajo o la opinión publicada. Por lo tanto, se hace prudente no reaccionar negativamente a los ataques y corregir con decoro. Es igualmente importante darle voz a través del uso de su propio contenido y unirnos a su conversación de una manera prudente y objetiva.

Transparencia ante todo, ojo con los errores

No hay nada peor en el mundo social que equivocarse y no aceptarlo. Si cometes un error, debes procurar hacer una aclaración. Las redes son medios dinámicos, pero debes ser cuidadoso y revisar antes de publicar algo con mucho esmero. Ser honesto en la proyección, evitando los errores ortográficos, contextuales y de precisión incrementará la credibilidad de la audiencia en su cuenta.

Muestre quién es, sin miedo

Identifíquese con claridad, sin ocultar detalles que sean obvios. Incluya su nombre completo, puesto y medio o empresa para la que labora. Usa un tono profesional, pero sin dejar ver a la audiencia que hay un ser humano detrás de esa cuenta, no un robot copiando links o un mercader. Si es un freelance, dígalo sin miedo, y si está vinculado a una organización política, gubernamental o social, explíquelo con claridad. No dé espacio a que se ponga en su duda su juicio.

Somos una extensión de la marca

No publique en las redes sociales lo que no estaría dispuesto a publicar en su medio de comunicación. Tenga cuidado con el tono que use, y en el momento en que entre a una conversación en redes sociales, hágalo con respeto y sin perder de vista los valores de su marca. Si es freelance, sea todavía más celoso, su nombre y figura son su propia marca y debe cuidarla tanto como si se tratara de un medio de comunicación. Los periodistas nunca dejan de ser periodistas y sus actos u opiniones siempre serán medidos por esa vara. Lo que diga podrá ser tomado como una opinión de la marca y si lo hace como independiente, será juzgado como un periodista, no como un ciudadano común. Esto aplica igual para otras profesiones, como los abogados, médicos, ingenieros, jueces, policías, etc.

Mida sus acciones

Los periodistas no tenemos la misma expectativa de privacidad que otros ciudadanos, como les pasa a otros profesionales en campos como el derecho, la medicina, la política, la cultura, etc. Las redes sociales son un espacio público y todo lo que allí se comparte es similar a colocarlo en un tablón de expresión pública.

Tenga presente las consecuencias que podría tener en sus compañeros y en usted mismo lo que publica. Recuerde que sus opiniones siempre estarán vinculadas de alguna forma a que es empleado de la empresa en la cual trabaja o a su marca personal. Su credibilidad y reputación como periodista están en juego si hacen mal uso de las redes sociales. Y, a pesar de que su derecho a la libertad de expresión está garantizado en muchos países, lo cierto es que un comentario indiscreto en las redes sociales le puede costar su trabajo y la reputación.

Lo personal no es privado

Su actividad personal tiene un impacto en su credibilidad profesional. ¡Mucho ojo!

Hoy día, por ejemplo, los reclutadores de las empresas hacen investigaciones de los perfiles sociales de sus empleados y candidatos a empleo para evaluar su conducta y determinar ascensos o asignaciones de puestos. Algunas empresas, de hecho, se dedican a la minería de datos personales para hacer perfiles sociales de sus trabajadores y candidatos a puestos de trabajo.

Si tiene un perfil personal separado del profesional, cuídelo con el mismo empeño, la audiencia no ve la diferencia, pues usted sigue siendo la misma persona. Es muy fácil que alguna indiscreción en el perfil personal sea trasladada al profesional y viceversa.

Lo personal puede costarte un trabajo, nunca lo pierda de perspectiva, y también puede afectar su credibilidad de manera permanente.

Si tiene mezclado el perfil profesional y el personal, debe ser más cuidadoso todavía, y evitar la publicación de conductas que atenten contra su proyección pública. La decisión de si tener uno o varios perfiles es personal, lo importante es no perder de vista en ninguno de los casos que lo que se pone en las redes sociales es público y no hay expectativa de privacidad alguna, por más controles que se pongan.

¿Lo comparto o no lo comparto?

Esa es la pregunta que debe hacerse a la hora de decidir si comparte o no un contenido en las redes sociales. No lo haga en automático, sin pensarlo, y jamás comparta nada bajo el dominio de una emoción fuerte, como el coraje o la tristeza. El contenido que comparte debe ser selectivo, relevante y que invite a compartirse, aunque se trate de algún tema personal que entienda pueda ser relevante para su audiencia, mostrar su lado humano en el aspecto profesional o levantar una polémica que sea saludable para el contexto general.

Promueva otro contenido, pero no a sus competidores

Fomente “retuitear”, darle “like” o “share” al trabajo de sus compañeros de trabajo y los contenidos de la empresa y la industria en la que trabaja. Igualmente, compartir contenido de las fuentes de información o datos contextuales de perfiles especializados, es una excelente práctica.

Eviete, sin embargo, destacar el contenido de la competencia, siempre podría darse el caso que estén equivocados.

Eso no significa que debe patrocinar un mal clima, se trata, más bien, de alimentar la competencia, de la cual se beneficia su audiencia, y de corroborar personalmente la información que dio su competidor antes de hacerse eco de ella.

Use el botón de “RT” o “share” para servirle de “curador” de otras fuentes para sus followers y su marca, la audiencia aprecia quien pone orden en el caos informativo que vivimos hoy.

Respete las exclusivas y las primicias

Si un compañero tiene una exclusiva o primicia y usted se entera de ella por la ventaja de estar cerca de él, espera a que él y la cuenta oficial de la marca lance la información, no la haga suya, eso es muy antiético.  “Retuitee”, dé “like” o “share”, y ponga un tag al compañero y a la marca. Felicítelo públicamente por si logro y siempre recuerde a su audiencia quién dio el tiro de salida, aunque en ocasiones extraordinarias requiera reconocer que su competencia lo hizo primero.

Notifique a su editor de inmediato sobre el “breaking news”, la primicia o la exclusiva, para manejarlo en las cuentas oficiales de la empresa y luego subirlo en su cuenta personal. Dé a su marca la posibilidad de salir primero, suena duro, pero es lo ético. Si usted es freelance, esta realidad no aplica, por supuesto.

Atribuya siempre la información

Dé crédito a las fuentes de información, sean de su organización o externas, y debe taguearlos en sus “posts”. Utiliza las @fuentes y #tags en el formato apropiado para cada red, de modo que sirva de curador en el proceso y ayude a su audiencia a buscar información de primera mano.

No propague fake news y en el caso de hacerlo, corríjalo

Primero que nada, no confunda las noticias falsas con las noticias que no le gustan o no se ajustan a su referente moral.

Utilice fuentes confiables. Si tiene duda de una información, mejor espere un rato a que medios o perfiles creíbles se hagan crédito de los datos.

Todos hemos sido víctima de algún “fake news”, pues esta gente es muy astuta, lo importante es rectificar tan pronto se sepa la verdad e identificar al origen de la información falsa de manera directa, para que su audiencia sepa que es una fuente de la cual hay que desconfiar.  

Conozca las reglas

¿Tiene su medio o empresa una política o reglas sobre redes sociales? Examínela con detenimiento y póngala en práctica. ¿No le agradan?, pues… reconsidere su presencia social o su presencia en ese centro de trabajo, si fuera el caso.

De no contar con ellas, no actúe por la libre, busque referencias.

En este enlace a continuación están las políticas de The New York Times, primero en inglés, y luego una traducción hecha por el especialista Ismael Nafria en su blog:

https://www.nytimes.com/2017/10/13/reader-center/social-media-guidelines.html

http://www.ismaelnafria.com/2017/10/20/las-pautas-de-the-new-york-times-sobre-el-uso-de-las-redes-sociales-por-parte-de-sus-periodistas-traduccion-al-espanol

Eche un vistazo a algunas de las guías que este prestigioso diario ha dado a sus reporteros:

-          Por lo general, queremos publicar exclusivas en nuestras propias plataformas primero, no en las redes sociales, pero puede haber casos en que tenga sentido publicar primero en las redes sociales. Consulta a tus supervisores para que te guíen.

-          Sé transparente. Si tuiteaste un error o algo inapropiado y deseas eliminar el tuit, asegúrate de reconocer rápidamente la eliminación en un tuit posterior. Consulta nuestra política de corrección en redes sociales para obtener ayuda.

-          Si estás enlazando a otras fuentes, trata de reflejar una colección diversa de puntos de vista. Compartir una variedad de noticias, opiniones o sátiras de otros suele ser apropiado. Pero vincular constantemente a solo un lado de un debate puede dar la impresión de que tú también estás tomando partido.

-          Ten cuidado al compartir primicias o historias provocativas de otros medios que el Times aún no haya confirmado. En algunos casos, un tuit de la historia de otro medio por un reportero del Times se ha interpretado como que el Times confirmaba la historia, cuando de hecho no lo ha hecho.

Nadie es experto

No hay expertos reales en el tema de las redes sociales, todos estamos aprendiendo con el día a día, así que manténgase perdiente de las mejores prácticas, haga pruebas y experimente. Lo que funciona para otros, no necesariamente funcionará para usted.

Y siempre, mucho ¡SENTIDO COMÚN!

En Tresite podemos ayudarle a delinear su estrategia de redes sociales y escoger la personalidad que mejor define su marca. Contáctenos, estaremos encantados de servirle.

(Benjamín Morales Meléndez fue director de los diarios El Nuevo Día y Primera Hora en Puerto Rico; exintegrante de la Junta de Directores Editoriales del Grupo Diarios América; consultor en temas digitales en República Dominicana, Guatemala, México, Puerto Rico y Estados Unidos; y corresponsal y jefe de la oficina en Cuba del Grupo Ferré Rangel)


NOTICIAS