WhatsApp
Hablemos Editorial

El valor de un o una gerente de operaciones

Todas y todas podemos coincidir es que los cambios que ha traído el medio digital al mundo del periodismo han transformado considerablemente la manera en que operamos las salas de redacción. Ya no es suficiente escribir bien, saber entrevistar, encontrar fuentes confiables. Ahora, hay que considerar vehículos paralelos como las redes sociales, adquirir herramientas que faciliten el trabajo diario, establecer archivos digitales internos y externos, crear productos comercializables y capacitar sobre las nuevas tendencias del mundo laboral y del periodismo en sí.

¿Reamente, cuánto tiempo le dedican a esto en tu medio? ¿Quién se encarga? ¿Cómo se planifica a mediano y largo plazo? ¿Cómo se capacita a los líderes editoriales? ¿Están componiendo el avión mientras vuela?  

En esta edición de Hablemos Editorial hablamos sobre la importante función de el o la gerente de operaciones y qué se requiere de este puesto que ha crecido exponencialmente en el mundo de los medios de comunicación.

Imagen secundaria

Gerencia de operaciones

Temas como la diversidad e inclusión, la salud mental, y la gestión del tiempo son instrumentales para promover un ambiente de trabajo productivo. Conocer cómo hacer SEO, entender la información estadística que recabamos y sacarle sentido para poder capitalizar en toda esta información, es instrumental para lograr un medio exitoso y rentable

La complejidad de administrar un medio de comunicación no debe caer sobre los hombros de los editores, dado que su labor principal es crear contenido y probablemente, su preparación académica y experiencia profesional está poco relacionada con la administración.

Muchos medios han optado por establecer un equipo de operaciones para apoyar la gestión editorial y encargarse de todos esos asuntos, que se enfocan en la manera de hacer funcionar el negocio. 

Usualmente, este equipo es liderado por un o una gerente de operaciones. Es decir, se trata de una persona o grupo de personas que trabaja con directores, editores (Incluyendo los de redes sociales y audiovisual) para producir flujos de trabajo, así como implementar y optimizar nuevas tecnologías.

Su responsabilidad final es:

  • Establecer políticas relacionadas con el uso de procesos y herramientas que favorezcan el crecimiento del negocio y el desarrollo continuo del ambiente de trabajo.
  • Recopilar y documentar los procesos para su optimización y la medición del rendimiento de la empresa.
  • Liderar la adquisición y optimización de herramientas tecnológicas y servicios que faciliten el trabajo de la redacción.
  • Crear programas para capacitar el equipo en la utilización de herramientas y temas relacionados con la productividad.
  • Promover la interpretación efectiva de datos que apoyen la creación de nuevos productos editoriales y comerciales diferentes, que logren la fidelización de las audiencias.

Calificaciones

 Las calificaciones que un gerente de operaciones en un medio noticioso, pueden incluir educación formal en este emergente campo, pero pesa más la experiencia comprobada en ambientes editoriales, producción de televisión o medios electrónicos.  Se requiere, además, fuertes habilidades de comunicación, trabajo en equipo y negociación.

Imagen secundaria

Los retos del gerente de operaciones

Enfocarse en las métricas operacionales correctas

Sobre todo, en empresas que llevan muchos años en la industria, los gerentes de operaciones pueden tener una amplia variedad de objetivos, que difícilmente se pueden atender a la misma vez.

Desde disminuir el tiempo y el costo de producción hasta aumentar la cantidad o calidad de los contenidos, a trabajar junto al equipo comercial para crear productos, el principal reto es que esas mejoras de proceso se traduzcan en mayor audiencias e inversiones publicitarias para lograr rentabilidad.

La experta en administración de operaciones Katharine Leonard recomienda que el foco sea el cliente y que las métricas respondan a sus necesidades. “Diseñe sus procesos pensando en el cliente final. Piense en lo que ven como valor y en lo que están dispuestos a pagar, así como en la rapidez con la que esperan obtener resultados” apunta.

Usar datos para identificar problemas y soluciones medibles.


Mantenerse al margen de las opiniones y necesidades amplias de la dirección y el personal para identificar aquellos rezagos que se pueden medir concretamente con datos cuantitativos. Se requiere mucho análisis y entender que, a veces, los problemas subyacen en los detalles que hacen que se desperdicie talento, energía y dinero.

Es decir, no se puede saber si algo está mejorando, realmente si no se puede medir. De lo contrario, se está dependiendo en el sesgo de la percepción. Hay que desarmar el problema, para medir el éxito en cada etapa del proceso que se intenta solucionar y tener muy claro cuáles serán los criterios de evaluación.

El experto Matt Wilhelmi señala que enfocarse en los datos ayuda a mantener al margen emociones como la decepción y la frustración que pueden llegar a abrumar a las personas. Entonces, los datos ayudan a centrarse y a darle seguimiento de una manera más efectiva. “Cuando puede modificar un proceso y medirlo en diferentes fases, se elimina la subjetividad y permanece la objetividad”, plantea.

Anteponer los procesos a la automatización


La tecnología puede hacer que nuestro equipo funcione en maneras muy eficientes. Sin embargo, hay que tener claridad en el problema que se necesita resolver para así invertir en una solución que realmente atienda esas necesidades.

Si el proceso no está claro o simplificado, una herramienta tecnológica puede complicar la ecuación y añadir más tensión a los colaboradores. Esto,  sin considerar además que se puede terminar haciendo grandes inversiones de tiempo y dinero, por una solución que no se utilizará a capacidad.

Lo mejor es simplificar el proceso interno, adoptarlo, entenderlo a cabalidad y luego buscar soluciones tecnológicas que lo apoyen.

Comunicar apropiadamente


Ninguna implementación es exitosa sin el apoyo y el entusiasmo del equipo de trabajo. Otro reto del gerente de operaciones es lograr que se comprenda el cambio que se quiere crear, las razones para ello y cómo se está abordado.

Antes de tomar cualquier decisión que modifique los procedimientos existentes, se debe generar un plan de comunicación que explique cómo se establecerán los ajustes y qué se hará para que estos cambios se adopten de una forma poco disruptiva.

También se debe involucrar lo más temprano posible en el proceso a las personas cuyas labores se verán impactadas por ese cambio.
 

Preparar el terreno para la adopción de la tecnología


Aunque parezca no guardar relación, es muy importante comprender las diferencias generacionales y los sesgos inconscientes que tenemos todas las personas para así poder implementar cambios de una manera más efectiva. El gerente de operaciones puede trabajar con su contraparte en el área de recursos humanos para que se propicien esas valiosas conversaciones antes de comenzar a implementar programas de capacitación de nuevas tecnologías. Entender y aceptar la diversidad de estilos de aprendizaje y ejecución, así como generar materiales de apoyo y seguimiento son instrumentales para implementar cambios sostenibles a largo plazo sin excluir o hacer que algunos miembros del equipo se sientan rezagados.

Mantenerse informado sobre tendencias


Sabemos que la publicidad digital o programática, en la mayoría de los casos, no es suficiente para generar ingresos considerables. Los lineamientos de Google para el posicionamiento orgánico nos plantean la importancia de crear contenido relevante más allá de la línea editorial diaria que puedan ser publicados sin considerar temporalidad y que añadan valor a la audiencia.  

Es el equipo de operaciones el que, junto al gerente de audiencias, de marketing, producen los planes de acción y la identificación de herramientas para generar contenidos para nichos específicos, que a su vez serán promovidos en los canales correspondientes, ya sea con publicidad paga o con esfuerzos orgánicos.

También están pendiente a las nuevas tendencias de la industria y datos que refuercen las acciones que se están tomando para innovar dentro de su medio, con los recursos disponibles.
 
En conclusión, el equipo o el gerente de operaciones se aseguran de que todo funcione, que la empresa tenga lo que hace falta para continuar evolucionando y que se puedan lanzar nuevos productos y servicios. Es también quienes apoyan los colaboradores para que tengan y utilicen herramientas que facilitan su trabajo. Claro está, el equipo de operaciones, no puede trabajar en un vacío, necesita el apoyo y los recursos para cumplir con su labor.

NOTICIAS